Cómo realizar una correcta gestión de cartera

Cómo realizar una correcta gestión de cartera

Ponte en una hipotética situación: quieres invertir en bolsa de forma independiente y no encomendar a un tercero la gestión de tu cartera de valores. ¿Has pasado por la fase necesaria de aprender a invertir en bolsa para no lanzarte ciegamente a los mercados financieros? ¿Y ahora qué?

Llega el momento de la verdad, de poner en práctica lo que has aprendido con el objetivo de obtener beneficios a medio y largo plazo¿Cómo gestionar tu cartera de inversión empezando desde cero?

Qué es una cartera de valores

Como su propio nombre indica, una cartera de valores es el conjunto de títulos o valores que componen la inversión de una persona o de una entidad. Esos títulos son de renta variable, principalmente, acciones.

Lo ideal es que cada inversor configure su cartera de valores en función de su perfil, su su situación y sus objetivos. Pero lo que siempre hay que procurar es alcanzar el equilibrio con una cuidada selección de los valores y  con la diversificación. En este sentido, recuerda aquello de “no pongas todos los huevos en la misma cesta“.

Hay muchos empresas cotizadas en el mundo para invertir, por lo que te vendrá muy bien disponer de algún buscador de valores que te ayude a dar con lo que realmente te interesa según tus preferencias.

Por último, no está de más recordar que, en algunos países, se refieren a la cartera de valores como “Portafolio”, derivado del inglés “Portfolio”.

Qué es la gestión de carteras

Habrás visto distintas definiciones de lo que es la gestión de carteras.

En primer lugar, la gestión de carteras es la que realizan las entidades reguladas. Por tanto, si decides encomendar a un tercero esta tarea, asegúrate de que está regulado en tu país.

Pero si eres tú quien vas a gestionar tu cartera de valores, esto equivale a tener el control de tus inversiones bursátiles en todo momento, decidiendo dónde y cuándo invertir, controlando rigurosamente el riesgo y optimizando el tiempo que dedicas a administrar tu cartera o portafolio. ¡Con la de cosas importantes que tenemos por hacer, no hay que dedicar mucho tiempo a la bolsa!

Qué debo cono cer para gestionar mi propia cartera de valores

Desde nuestro punto de vista, la gestión de cartera realizada por el propio inversor incluiría tres fases principalmente:

  • Selección estratégica de valores:  establece unos criterios para reconocer lo que consideramos valores buenos (por ejemplo, como marca el método de Eurekers, que estén en máximos históricos). A partir de ahí, seleccionarías los que mejor se ajustaran a tus necesidades y preferencias.
  • Seguimiento de la evolución de la cartera: ¿Cómo evolucionan tus acciones? ¿Debes dejar correr los beneficios? ¿Puedes liberar riesgo? En esta fase, te darás cuenta de lo importante que es usar los stop loss y las alertas para no andar mirando la bolsa constantemente.
  • Valoración de resultados: es el momento de saber si estás haciendo las cosas bien, analizando el resultado de tu operqtiva con la máxima objetividad posible, con el fin de diseñar la estrategia adecuada.

Primeros pasos para gestionar una cartera de inversión bursátil

Vale, ya sabes en qué consiste la gestión de carteras. Y ahora te preguntas ¿pero por dónde empiezo?

Estos son los primero pasos que tendrás que dar:

  1. Abre una cuenta en un bróker. Aunque seas autosuficiente y tomes tus propias decisiones sobre tu inversión, igualmente necesitarás de un bróker para abrir una cuenta de valores e introducir las órdenes de compra o de venta. Si quieres ir sobre seguro en este paso, lee nuestros 10 consejos para elegir bróker
  2. Elige una buena plataforma de inversión. Estamos en el siglo XXI y la tecnología nos brinda muchas facilidades para todo, también a los inversores. Una buena plataforma digital para invertir en bolsa debe contar con herramientas tan imprescindibles como un buscador de valores eficiente donde puedas filtrar lo que más te interese o un graficador con el que analices claramente tus activos y planifiques tu estrategia. Los inversores de Eurekers tienen la ventaja de acceder a una plataforma en la que incluimos éstas y otras herramientas avanzadas, aunque muy fáciles de usar, además de tutoriales y material de apoyo.
  3. Practica con una demo antes de invertir con dinero real. Si has elegido a un buen bróker, éste te ofrecerá una cuenta demo con la que hacer simulaciones con dinero ficticio antes de operar con tu propio dinero. Este paso no solo es recomendable, ¡es imprescindible!

4 consejos sobre la gestión de cartera para novatos

Estos consejos para invertir en bolsa te ayudarán también a la hora de conseguir una gestión de cartera a la altura de los grandes inversores:

  1. Procura tener una cartera bien diversificada. Invierte en diferentes países y sectores y minimizarás tu riesgo en bolsa.
  2. No hagas nada sin haberlo justificado previamente. Antes de llevar a cabo cualquier movimiento, escribe las razones que te han llevado a tomar esa decisión.
  3. Siempre sé fiel a tu estrategia y no te dejes llevar por el “ruido” que generan las noticias o las opiniones ajenas. Como decía David Stendahl, Nosotros no hacemos predicciones sobre el mercado, sólo reaccionamos ante sus movimientos. En este sentido, te ayudará leer el artículo Cómo ganar dinero en bolsa: la importancia de la psicología
  4. ¿Tus resultados no son los esperados? Examina tus errores y aprende de ellos. Parafraseando a gran Jesse Livermore, “hay tres tipos de personas: los que aprenden por conocimiento, los que aprenden por experiencia y los que nunca aprenden”. Evita estar en este último grupo.

Tipos de gestión de cartera

Existen diferentes formas de llevar a cabo la gestión de carteras bursátiles. Estas son las principales:

Gestión de cartera pasiva: este tipo de gestión la realizan los inversores conservadores, que prefieren, por ejemplo, replicar el comportamiento de un determinado índice a formar su propia selección de activos, bajo la suposición de que el mercado es eficiente y no se puede superar su rendimiento. Se puede intentar construir una cartera con las mismas acciones que componen el índice en cuestión o solo con las más representativas del mismo.

Gestión de cartera activa: es la gestión que realizan, por ejemplo, los inversores de Eurekers, ya que preferieren intentar mejorar el rendimiento de su cartera de valores seleccionando los títulos y haciendo los ajustes oportunos en función de su metodología. Los resultados de las auditorías de cuentas de nuestros alumnos demuestran que se pueden conseguir altas rentabilidades con la gestión activa de carteras.

Gestión discrecional de cartera: los inversores que optan por este tipo de gestión delegan las decisiones sobre su inversión a un gestor o un asesor financiero, que, como ya hemos dicho, deberá estar regulado.

Y tú, ¿gestionas ya tu cartera de valores? Si no estás teniendo buenos resultados, tal vez está fallando tu método de inversión. Si quieres conocer el método Eurekers, consulta aquí las fechas en que estaremos en tu ciudad o en algún punto cercano.


 

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Compártelo!

Deja un comentario