IPO (Initial Public Offering) : evita valores que empiezan a cotizar.

IPO (Initial Public Offering) : evita valores que empiezan a cotizar.

¿Sabes qué es una IPO? Una IPO (Initial Public Offering) hace referencia a una compañía privada que empieza a cotizar en bolsa. Las IPOs suelen ser utilizadas por compañías jóvenes que están buscando capital para poder crecer. En España son también conocidas como OPV (Oferta Pública de Valores).

¿Quieres saber las razones por las que debes evitar invertir en valores que empiezan a cotizar?

La mejor manera de empezar este artículo es ofreciéndote un dato: el 90% de las empresas pierden en su salida a bolsa.

Podríamos mencionar muchos ejemplos de empresas que tienen un mal debut en los parqués.

Sin ir más lejos, fue el caso de Telepizza. Su cotización partió con un precio de 7,75 euros, pero cayó más de un 19 % el primer día de salir a bolsa. Dos meses después, todavía no se ha recuperado.

Otro caso parecido en la bolsa española que hemos visto este año ha sido el de Parques Reunidos. Los que decidieron comprar acciones de la mayor operadora de parques de ocio cuando empezó a cotizar en abril, a 15,5 € la acción, perdieron casi un 5 % el primer día y aún no han recuperado su inversión.

También podemos recordar lo que pasó con Talgo, que salió a bolsa en mayo del año pasado y sufrió una caída del 9 %. Quienes compraron acciones en ese momento, a día de hoy, han perdido más de la mitad de su inversión, ya que este valor ha seguido a la baja.

Bankia tampoco tuvo un buen inicio y redujo su valor a menos del 90 % a los pocos años de salir a bolsa. De hecho, esta acción no ha parado de bajar.

La excepción que confirma la regla: el caso de AENA

No obstante, siempre hay excepciones que confirman la regla. Por ejemplo, AENA, que empezó a cotizar en bolsa en febrero del año pasado, se revalorizó un 30 % el primer mes y lleva cerca de un 100 % en un año y cuatro meses. A día de hoy, este sigue siendo un valor estrella en la bolsa española.

Malos estrenos bursátiles fuera de España

Por supuesto, los malos estrenos en bolsa no se ciñen solo a la bolsa española. También podemos citar muchos casos fuera de nuestras fronteras.

Por mencionar uno muy conocido, Ferrari empezó a cotizar en la Bolsa de Nueva York el pasado mes de octubre, con un desplome de la acción de casi el 20 % el primer mes.

Incluso, Facebook tuvo un mal debut en los parqués y perdió más de un 60% los cinco primeros meses de cotización.

Todos estos ejemplos nos sirven para demostrar lo que siempre defendemos desde Eurekers, siguiendo la metodología de Eurekers: el mejor momento para comprar acciones de una empresa es cuando está en máximos históricos y con tendencia primaria alcista.

Justo el caso de Facebook nos viene muy bien para explicarlo con un gráfico.

Fíjate en la caída de la acción los primeros meses, tal y como hemos descrito. Si hubiéramos comprado acciones cuando la compañía salió a bolsa, al principio, solo hubiéramos tenido pérdidas y no hubiéramos recuperado nuestra inversión hasta más de un año después.

En cambio, de haber comprado acciones de Facebook en septiembre de 2013, cuando empezó a romper máximos históricos, en un año hubiéramos ganado un 90 %.

Y ahora que ya has visto por qué no deberías comprar acciones que acaban de salir a bolsa, te aconsejamos leer el artículo Cómo comprar acciones: fíjate en la tendencia.

Partiendo de aquí, comprenderás que, en Eurekers, no seamos partidarios de comprar acciones que acaban de salir a bolsa. Lo más habitual es que empiecen bajando y tarden tiempo en revalorizarse, si lo  hacen.


 

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Compártelo!

Términos relacionados

Referencias

Diccionario Financiero del Blog de Eurekers

IPO – Wikipedia, La enciclopedia Libre

Initial public Offering – Investopedia

Deja un comentario